Criando Hijos

¿QUE ESTAMOS CRIANDO?
Escrito por un psiquiatra de adolescentes.

'Estamos criando vagos...':

Hay que llamarlos varias veces en la mañana para llevarlos a la escuela. Se levantan irritados pues se acuestan muy tarde jugando, hablando por teléfono o conectados a la Internet.

No se ocupan de que su ropa esté limpia y mucho menos ponen un dedo en nada que tenga que ver con 'arreglar algo en el hogar'.

Idolatran a sus amigos y viven poniéndoles 'defectos' a sus padres a los cuales acusan a diario de que 'están pasados'.

No hay quien les hable de ideologías, de moral y de buenas costumbres, pues consideran que ya lo saben todo.

Hay que darles su 'semanal' o mesada de la que se quejan a diario porque 'eso no me alcanza'..

Si son universitarios siempre inventan unos paseos de fin de semana que lo menos que uno sospecha es que regresarán con un embarazo o habiendo fumado un pito de marihuana.

Definitivamente estamos rendidos y la tasa de retorno se aleja cada vez más, pues aún el dí­a en que consiguen un trabajo hay que seguir manteniéndoles.

Me refiero a un segmento cada vez mayor de los chicos de capas medias urbanas que bien pudieran estar entre los 14 y los 24 años y que para aquellos padres que tienen de dos a cuatro hijos constituyen un verdadero dolor de cabeza.

¿En que estamos fallando?
Para los nacidos en los cuarenta y cincuenta el orgullo reiterado es que se levantaban de madrugada a ordeñar las vacas con el abuelo; que tení­an que limpiar la casa; que lustraban sus zapatos; algunos fueron limpiabotas y repartidores de diarios; otros hacían "mandados" como llevar al taller de costura la ropa que elaboraba nuestra madre, ir a comprar a la tienda mas cercana o tení­amos un pequeño salario en la Iglesia en donde ayudábamos a oficiar la Misa cada madrugada.

Lo que le pasó a nuestra generación es que elaboramos un discurso que no dio resultado:
¡Yo no quiero que mi hijo pase los trabajos que yo pasé!'.

Nunca conocieron la escasez, se criaron desperdiciando, a los 10 años ya habí­an ido a Disney World dos veces cuando nosotros a los 20 no sabíamos lo que era tener un pasaporte. El 'dame' y el 'cómprame' siempre fue generosamente complacido y ellos se convirtieron en habitantes de una pensión con todo incluido que luego querí­amos que fuera un hogar.

Al final se marchan al exterior a la conquista de una pareja y vuelven al hogar divorciados o porque la cosa 'se les aprieta' en su nueva vida.

¿Que hacer?
Los que tienen hijos pequeños pónganlos los domingos a lavar los carros y a limpiar sus zapatos. Un pago simbólico por eso puede generar una relación en sus mentes entre trabajo y bienestar.

No solo las "hembritas" deben desde temprano aprender a lavar, planchar, cocinar, etc. Los "machitos" también deben hacerlo, para que entiendan la economí­a doméstica en tiempos que podrí­an ser más difí­ciles, también aprenden a valorar el trabajo y esfuerzos de otros.

La música metálica, los conciertos, la tele, la moda y toda la electrónica de la comunicación han creado un marco de referencia muy diferente al que nos tocó.

Estamos compelidos a revisar por los resultados si fuimos muy permisivos o si sencillamente hemos trabajado tanto, que el cuido de nuestros hijos queda en manos de las domésticas y en un medio ambiente cada vez más deformante..

Ojalá que este mensaje llegue a los que tienen 'muchachos chiquitos' pues ya los abuelos pagaron la transición...

Dr. Cesar Mella, MD
Médico-Psiquiatra Pediátrico

7 comentarios:

  1. NO esta mal darle gusto a nuestros hijos, lo que hay que hacer es darles responsabilidad y si cumplen premiarlos.

    ResponderEliminar
  2. Mi generación fue sometida por nuestros padres que nos dieron una buena educación y ahora con la excusa de que no queremos que nuestros hijos pasen por donde pasamos nosotros, los estamos malcriando y no educando. ¿Cuándo en mi época se necesitó un psicólogo?. Una cacheta en la nalga no deja a nadie traumatizado sino más bien espabilado de que lo que se hizo estaba mal hecho. Por ejemplo pondré que cuando le pegaba a mi hija una palmada en la nalga como castigo (creo que lo hice 2 veces en mi vida, pues bastaba una insinuación para que ella entendiera), a ella se le nublaban los hojos con sentimiento de culpa. Jugando, le pegaba el doble de fuerte y entonces se reía a carcajadas.
    Eso demuestra que la corrección es necesaria y el castigo merecido también. Creo que tanto consentimiento y tanto psicólogo llevan a la juventud a una situación equivocada, encima de esta valta de corrección nos darán la culpa. Soy drogadicto, borracho, ladrón etc... Porque mis padres no me corrigieron a tiempo.

    ResponderEliminar
  3. Hay que encontrar la medida justa entre la DISCIPLINA y el AMOR. "Ni tanto que queme al santo, ni tan poco que no lo alumbre"

    ResponderEliminar
  4. BUEN ESCOBAZO Y CHANCLETA QUE LLEVE DE MI ABUELA Y MAS NO PUDE QUERERLA PORQUE ENTENDI QUE CUANDO ME CASTIGABAN ERA PARA QUE NO FUERA UN MAL ELEMENTO EN EL FUTURO.
    ESPERO QUE EL ADMINISTRADOR DE ESTE BLOG SI TIENE HIJOS NO LOS ESTE MALCRIANDO
    TENEMOS QUE VER LA VIGA EN NUESTRO OJO Y NO LA PAJA EN EL OJO AJENO

    ResponderEliminar
  5. si, tiene toda la razón lo que pasa es que cuando no te cuestan las cosas, cuando nunca has regresado cansado del trabajo, no sabes lo que significa el dia de descanso de tu viejo despues de un mes o el que tu madre se deje de comprar esos zapatos que le gustan o que necesita para comprarte el "videojueguito" que tanto quieres, cuando realmente lo sientes, te importa mas el bienestar de tus padres que las cosas materiales que te pueden dar y eso es algo que tardamos en aprender... no vendría mal que nos ayudaran con algunas lecciones a entenderlos sean duros haganos ver la realidad sino el dia de mañana nos harán trizas en el mundo.

    ResponderEliminar
  6. yo digo que tampoco no esta mal darle gusto a los hi8jos, si no que cuando una mamita o un papito le da mucho gusto a los hijos a veces les salen con groserias y no les dan el respeto merecido.
    yo soy una niña una niña que me consienten muchisimo y yo le salgo con groserias a mi mamá y entonces ella me da todo el gusto que yo quiera creyendo que yo voy a mejorar mi comportamiento con ella pero, lastimosamente ella obtiene lo contrario y en las ultimas vacaciones que estube con mi papá se me vino el pensamiento a la cabeza y comensé a analizar todo lo mal que me he portado con ella, siempre cariñosa y amable y yo grosera, desesperada y inpasiente con ella mientras ella se esfuerza en decirme las cosas con tranquilidad.
    eso mismo me está pasando ahora con mi papá que me estoy dando cuenta de las groserias le he hecho con el pero solamente he hecho una, por que la mayoria de groserias se las doy a mi mamá pero con mi papá me porto mejor pero creo que eso debe ser por que tengo mejor relación con el que con ella.
    espero que este año 2010 me porte mucho mejor con los dos y antes de actuar voy a pensar y a recordar las otras ocaciones.
    8 años.

    ResponderEliminar
  7. ¡Hola!

    Yo formo parte de esta cultura juvenil. En mayor o menor medida me encuentro dentro de estas descripciones, por lo que el tema me concierne y la crítica me hace provecho. Tanto, que me he puesto a pensar en diversos factores y por eso me gustaría intercambiar ideas:

    http://vagosdiscursos.blogspot.com/2010/04/y-todavia-hay-jovenes-que-adoptan-el.html

    ResponderEliminar

¡demuestra buena cultura!

Alimentate a diario...

El éxito de un sitio se mide por la cantidad de sus visitantes. Comparte éstos temas y tu opinión con todos tus contactos.

¡ No olvides leer nuestros otros temas !

Lectores Actualmente suscritos

¿Quieres recibir éstos temas en su correo?
Escribe tu correo (e-mail) aquí:
o puedes utiliza tu lector de noticias (RSS-Atom) favorito y suscribir Alimenta tu Mente o sus comentarios